#GerentesdeCarton y el Mobbing.

Mobbing

#GerentesdeCarton y el Mobbing

Vivo en Venezuela. Un país a todas luces difícil para explicar y peor para alguien que no sea venezolano difícil de entender. Sin embargo, dentro de esos puntos comunes que existen está el tema recurrente de malos gerentes o malos jefes y las tácticas de mobbing que se implementan para, infiero yo, en un intento desesperado por no mostrar lo realmente inútiles que son, atacar desde diferente ángulos a quienes sienten que son un peligro para evidenciar su incompetencia.

 

Ahora bien y rápidamente, mobbing es lo mismo que bullying pero para empresas. Es un acoso sistemático donde se ataca tu desempeño, tu labor, tus logros, tu género, tu idiosincrasia o cualquier atributo de distintas maneras para, en última instancia, hacerte menos y marcar tu salida de la organización o, como funciona con el bullying, ser el saco de boxeo emocional de personas seriamente discapacitadas mentalmente.

A nivel de empresas es más complicado de detectar, ya que, generalmente y sobre todo en Venezuela este tipo de ataques viene medularmente en un organigrama vertical, jefes ejecutando técnicas de mobbing hacia subalternos. Aquí es donde básicamente entra en juego el concepto de #GerentedeCarton.

#GerentedeCarton, desde la concepción de la etiqueta que coloco, es un líder organizacional que no tiene el mérito, la inteligencia, el conocimiento o simplemente la actitud motivacional necesaria para llevar las riendas de aquello que le asignaron, sea un departamento, una gerencia, una compañía, una subsidiaria, etc.

Como decía, en Venezuela es extremadamente común ver como el “Amiguismo” gana sin musculo a la “meritocracia” en un número exorbitante de veces. Eso no trae más que recesión hacia la propia organización que, sin encontrar otro método, expía culpas e idea planes “ambiciosos” para revertir el efecto negativo que trae el poco o nulo desenvolvimiento de la empresa sin darse cuenta de la causa raíz de la debacle.

Aquí el tema país, aquello que comencé diciendo que era simplemente difícil de entender y explicar juega su papel. Estamos en un ambiente de contracción económica muy marcado e importante y donde las empresas llegan a estar en una posición binaria, crecen motivada por sus iniciativas y rapidez de reacción ante un mercado cuya recesión es precisamente un potencial impulsador como mercado emergente, si te sabes mover correctamente en inversiones y desarrollos para consolidar esa base fundamental cuando el momento cambie, inevitablemente cambiara y para muestra empírica solo hay que decir, Cuba y la cantidad de dólares que recibirá solo por turismo….

O, por el contrario, precisamente también por el hecho de la recesión te sumerges como un buzo con deseos de suicidio en malos planes o peor, buenos planes muy mal ejecutados, lentitud de respuesta, falta de criterios de entendimiento de la situación, etc, etc, etc, un largo y muy nutrido etc, que llevan por supuesto que las oportunidades jueguen totalmente en tu contra y sea, en última instancia, catastrófico.

Pero, volviendo al mobbing, escenas vistas o frases escuchadas tipo: “Yo soy el jefe”, “las cosas se hacen así porque ya las decidí”, “tu no aportas valor porque no generas nuevas o buenas ideas”, “no puedo valorar tu aporte porque no vi el informe”, “porque no me avisaste a tiempo, ahora tenemos el problema montado”, “tú no tienes el skill para desarrollarte en ello”, y así pudiéramos seguir un rato, son casi que “pan de cada día”.

Si tomásemos esas frases y se las diéramos a un niño digamos pequeño, de unos 2 a 5 años, en público y con la entonación o connotación dicha en las empresas, seriamos seguramente acusados contra organismos competentes por deterioro del psique del niño y seriamos, peor aún, juzgados a nivel social por ser malos padres que no le dan el apoyo y están moldeando psicópatas futuros.

Sin embargo, de adultos, aceptamos que otro adulto, muchas veces peor calificado para entender lo que uno está realizando dentro de la organización, nos diga dichos argumentos para justificar una decisión sin sentido, una imposibilidad de aumento por tus acciones, una expiación de culpa cuando algo no dio los resultados esperados o “prometidos”…. etc.

Y es que una de las bases fundamentales del mobbing parte del hecho de no tener a quien acudir, y tiene sentido, si explicamos que una vertiente morbosa del mobbing viene dado por el “amiguismo”, entonces debemos preguntarnos, ¿quién coloco en ese cargo y peor aún, mantenerlo en el tiempo a pesar de los nulos o negativos resultados, a ese ser catastrófico que solo acusa y no construye?, pues claro, precisamente aquel a quien llegaríamos para defendernos o cuestionar el curso de las decisiones tomadas.

¿Qué hacer?, ser conscientes del mobbing. Increíblemente mucha gente no lo es y entra en una vorágine de depresión-estrés por el trabajo o por el hecho de ir a una reunión o a una evaluación. Ser conscientes de la responsabilidad, porque no podemos acusar de malos jefes si nosotros somos malos empleados, hacer un trabajo de calidad será mejor escudo que cualquier frase dicha o argumento levantado, como dice el dicho “trabajamos en silencio para que nuestros logros sean escuchados”… es decir y para quedar claros, ética laboral.

Y más que todo, seguir aprendiendo. Dicen que no hay mal aprendizaje, así que, tal y como sucede lamentablemente con malos padres, aprender todo lo que no se debe hacer.

Para los #GerentesdeCarton que por casualidad y sin saber cómo, se topen con esta nota, por favor, sean decentes, dedíquense a otra cosa, dejen el camino libre para las personas que si tienen las ganas, el conocimiento y la motivación para liderar y no para calentar una silla y dárselas de genios, que en última instancia no lo son, sobre todo por algo tan bajo como el dinero.

En fin, solo retórica, igual aquí en Venezuela, por ahora o por lo menos, esas figuras no tienen vista de irse sino de seguir destruyendo la vida….sin embargo, menester recordar que nos encontramos en un punto de inflexión de la historia, la misma se tambalea entre aceptar resignadamente al grupo anárquico y deplorable de los que están llevando este país a la ruina y, entre los que están intentando defenderla y crear espacios para permitirnos pensar en futuro. Todas las luchas no se hacen en la misma trinchera, así que, si como yo, no puedes por situaciones varias irte a echar pelea al mejor estilo 300 contra la Gloriosa Guardia Nacional (que nombre tan inefable), lucha desde tu sector construyendo conocimiento, creando innovación y sentando las bases para la salida de este momento y permitiendo mantener esas oportunidades que serán tan necesarias.

Dile No! al #GerentedeCarton y sobre todo NO! al Mobbing.

Si reconoces parte de este comportamiento en tu empresa, o te ha pasado, comenta, capaz y tu experiencia ayude a otros….

Atte.

Ing. Alexi Stratthaus.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s