#PeliculasDesastre – Titan

The Titan

Titan. Una película distribuida por Netflix. Yo creo sinceramente que Netflix está echando cuanta flecha consigue en temas, ideas, productores independientes, lo que sea, para ver si en alguna de esas acierta. Y no está mal la premisa si tienes musculo, pero es un terreno extremadamente pantanoso. Se están creando una reputación aun dividida entre “Películas psicodélicas” que necesitas meterle neuronas para entender y “Películas bodrio” donde quieren hacerte creer que hay “algo” más allá del aburrimiento y no, no hay nada. 

Entonces, retomemos. Titan. Una película dirigida por Lennart Ruff, historia del Sr. Arash Amel y guion adaptado por el Sr. Max Hurwitz. ¿No te suena ninguno?, ese es el problema. Ahora, en cuanto a la parte actoral si invirtieron plata, esta como actor principal Sam Worthington, actriz secundaria Nathalie Emmanuel, Taylor Schilling y como figura que orquesta Tom Wikilson. 

¿Nada mal verdad?, de que trata esto…. de acuerdo a la sinopsis oficial tenemos: 

En un futuro cercano, una familia de militares decide tomar parte en un revolucionario experimento de evolución genética y exploración espacial que trata de acelerar el desarrollo genético del ser humano con un objetivo: poder relocalizar a la humanidad en otro planeta y así evitar su extinción. 

Entonces… que me gusto. 

…………………….. 

Exactamente eso me gusto. 

Y que no me gusto. 

El desarrollo del guion. Es lento, absurdo, no tiene una dirección, estamos hablando de alteración genética pero solo vemos cómo van cambiando pocas características y de repente un cambio brutal. No hay el “paso a paso”. Además, las posibles “consecuencias” o temas secundarios con los demás actores o personajes no se muestra, por lo que no terminas de entender bien cómo va el asunto.  

La idea no era mala. Queremos ir como seres humanos hacia Titan con una atmosfera diferente y tal y como estamos genéticamente diseñado actualmente no podemos. En vez de pensar en modificar (Terraform) el planeta, la premisa es modificar (Genética) al humano que vaya…. pero de esa “buena” premisa llegamos hasta el desastre fílmico que presentan. 

Las actuaciones. Sam Worthington tiene menos expresiones en esta película que keanu Reeves con calmantes. Habla todo el tiempo en susurros, tiene como 3 líneas, mueve 2 cejas, hasta que a la final el personaje ni siquiera habla. Nathaniel, aparece y desaparece en la película sin una estructura clara del “para que sirve”. El doctor orquestador del estudio, Tom Wikilson, lo único que hace es estar amotinado todo el tiempo, pero del resto, no se le ve haciendo algo en la película… es decir, que este y que no este es lo mismo. 

Efectos. Como dije, no se ve ningún cambio de la “alteración genética” sino hasta el último lapso de la película, los “supuestos” cambios que derivan en Sam y Nathaniel, si llevaron algún efecto especial yo ni lo vi. Ahora, cuando por fin sale el efecto final, el Homus Titianus, es una copia, pero barata, burda, estúpida, del “Creador” en Prometheus. Un poquito más asquerosa si con el tema de la forma de tocar las cosas, pero barata a la final. 

 

El suspenso. ¿Cuál?, la esposa estresada porque le están cambiando al esposo, solo para que, a la final, cuando el tipo está más feo que nunca, la esposa lo acepte y lo quiera. Es que toda la escena es más falsa que chino con afro. No tiene nada de sentido, lógica, ni dirección.  

Banda sonora. ¿Cual? 

¡Conclusión!. 

La película es una pérdida de tiempo, lo único que gane viéndola fue volverme más viejo y gastar más oxígeno. Se recomienda solo para alguien a quien odies.  Yo hice mi esfuerzo y no solo la vi, sino que la vi completa. Le di una oportunidad hasta el último instante donde me di cuenta de que Netflix debería recuperar la plata invertida y donarla para salvar a los dinosaurios, así tendría más sentido el gasto. 

La película es lenta, y cuando digo lenta, es que es más lenta que un alka seltzer disolviéndose en un vaso de chicha. Mas fastidiosa que escuchar un partido de ajedrez por radio. 

Ahora, todo esto es mi humilde opinión, si se quieren arriesgar (después no digan que no avise), véanla y tomen su propio criterio. 

Aquí les dejo el tráiler. 

Atte. 

Ing. Alexi Stratthaus 

  

 

Los comentarios están cerrados.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: